lunes, 21 de septiembre de 2009

Fragmentos de un discurso amoroso, R. Barthes


« Cuando imagino suicidarme por una llamada telefónica que no llega, se produce una obscenidad tan grande como cuando, en Sade, el papa sodomiza a un pavo. Pero la obscenidad sentimental es menos extraña, y eso es lo que la hace más abyecta; nada puede superar el inconveniente de un sujeto que se hunde porque su otro adopta un aire ausente, mientras existen todavía tantos hombres en el mundo que mueren de hambre, mientras tantos pueblos luchan duramente por su liberación. »


22 comentarios:

an dijo...

... es que esa llamada en determinadas condiciones se convierte en un bien básico para un ser humano.

maloles dijo...

Jum.

S. dijo...

Es que hay llamadas que matan.
ya era hora que volvieras.

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Escribes para los ojos, al menos esa es la sensación que se me quda pegada en los míos. Muy visual. Un gusto, vaya.

Bubu dijo...

Muchas mañanas me levanto y me da pereza bajar a la calle. total, la misma monotonía, la misma gente sometida al miedo, una gran capacidad de sorpresa a la que le niegan elementos sorpresivos...y zas, una blog que te demuestra que hay personalidades llenas de luz, curiosidad y ganas.

my pleasure

hijoeputa dijo...

Estas triste, no?

Menda. dijo...

Lo de 'Ojú' era una interjección de asombro por la ilustración del post anterior que...........nada ......olvídalo.

mariona. dijo...

llamada de supervivencia..

(que mata)

un beso.

A dijo...

:)

Samuel Sayer dijo...

Jajaja. Ya. Le estoy dando más a Fluyendo.

Ya sabes, el ansia trepa a los cuerpos como un reptil del desierto, y confunde al cerebro despierto nublando a la solución.

Ale× dijo...

las penas del corazón duran siempre menos que las de la prisión

Bviolet dijo...

si me hablas de tostadoras me da igual que tardes un mes o un año...

he de ubicarme para saber cómo llegué a tu blog, aunque eso al final es lo de menos, como saber donde me compran los regalos que me hacen ilusión...al final solo imprtan las palabras, y los encuentros_el aire_los sonidos de dos en los dedos cuando nos comunicamos a través de las pócimas que elaboramos cocinando las palabras___

espero que volver a leerte


como siempre


un placer

C. Chase dijo...

Luché tan bien que en septiembre no he tenido exámenes. No he publicado porque me estaba tocando las pelotas, nada más. Cojonudo.

Tara dijo...

creo que vivimos engañados...
he visto unas cuantas cabinas abandonadas sin cadáveres aparentes, con los cables colgando y alguna florecilla saludando...

al final, creo que siempre llaman.

Le Bon dijo...

Es lo bueno de ser un terrorista emocional...

Bviolet dijo...

te voy a robar el texto como quien roba un bocadillo de mortadela antes de entrar al cine


besos

Miss_vendetta

Shang Yue dijo...

no sé reconocerle por teléfono.

su voz, metalizada y ausente, me recuerda a los de mi especie y no me gusta.

lo quiero hombre, sólo eso.

anoniMATA dijo...

cuanto menos, curioso texto. Un beso muá

S. dijo...

Tengo un ojo para ti

Tara dijo...

te me asemejas al guadiana, tienes algún río en la familia?

MujeresLibres dijo...

Me sigo paseando invisible y sin inspiración, será cuestión de esperar un tiempo...

-OjosBienCerrados- dijo...

Una llamada telefónica comparada con la liberación o la hambruna puede parecer absurda, sin embargo esa llamada, para un ser puede significar la liberación misma... el amor a veces nos hace criaturas irracionales... por eso nos gusta tanto sentirnos así.

Cordiales saludos!

 
ir arriba