jueves, 12 de marzo de 2009

Los príncipes valientes, de Pérez Andújar


De mi tío Ginés voy a aprender que si un carnet de conducir le da independencia a la gente, el no tenerlo la hace libre.

8 comentarios:

gloria dijo...

Me has animado a leerlo... ya te contaré.

La historia se desenvuelve en Barcelona ¿no?. Otro motivo más...

Un beso, Jazziturno.

Katrina Van Dassos dijo...

Como un reloj te convierte en puntual.

Katrina Van Dassos dijo...

http://www.lainsignia.org/2001/enero/cul_030.htm

C. Chase dijo...

A mí también me hizo siempre gracia lo del Antonio Resines éste, jaja.


Yo tengo carné, pero voy dando pedaladas a la universidad.
No tengo coche. No será por mí.

Belén dijo...

Yo no tengo carnet, no me siento libre! jajjajajajajaja

besicos

Shang Yue dijo...

me siento libre

pero qué me dices del microchip bajo mi piel?

hijoeputa dijo...

Cuantas más cosas tenemos más esclavos somos, no?. Un hombre que tiene dos relojes no sabe qué hora es, y si no tienes ninguno es que no te importa, si no llevas móvil, una de dos; o tienes secretaria, o te importa una puta mierda estar accesible al resto del mundo, y así podría seguir hasta el infinito. Molt be. Mola, desgraciadamente yo ya estoy muy, muy, muy, muy, muy lejos de ser libre, es una putada.

Bohemia dijo...

QUE BUEN RETAZO!!!!

:O)

 
ir arriba