lunes, 8 de septiembre de 2008

Caviar, por Rafael Lechowski



Quizás cambie los muebles de sitio y dé una mano de pintura a esta vida mía gris, suba las persianas de mis párpados, para que los rayos del sol sequen mis lágrimas de barniz.

Así mi vida cuando todo se junta, pero mi rima loca educa y no caduca nunca, y es tal la ventaja que les llevo, que para ponerme a su altura tendría que empezar de nuevo.

2 comentarios:

Katrina dijo...

Ufffff, me carga demasiado el Lwchowski. Hace años ya que no le doy a nada de Zaragoza...


Eso sí, me quedo con el párrafo del medio.

Anónimo dijo...

¡Sigue así! ¡No soy el único que quiere ver lo próximo!

 
ir arriba