viernes, 12 de marzo de 2010

Mujer de rojo sobre fondo gris, Miguel Delibes.

17 de octubre de 1920 - 12 de marzo de 2010


En la vida has ido conociendo algunas cosas pero has fallado en lo esencial, es decir, has fracasado. Esa idea te deprime y entonces es cuando buscas apresuradamente un remedio para poder arrastrar con dignidad el futuro. Ahora no tendré a nadie a mano cuando me asalte el miedo.

Ninguno de los dos era sincero pero lo fingíamos y ambos aceptábamos, de antemano, la situación. Pero las más de las veces, callábamos. Nos bastaba con mirarnos y sabernos. Nada nos importaban los silencios. Estábamos juntos y era suficiente. Cuando ella se fue todavía lo vi más claro: aquellas sobremesas sin palabras, aquellas miradas sin proyecto, sin esperar grandes cosas de la vida eran sencillamente la felicidad. Yo buscaba en la cabeza temas de conversación que pudieran interesarla, pero me sucedía lo mismo que ante el lienzo en blanco: no se me ocurría nada. A mayor empeño, mayor ofuscación. Se lo expliqué una mañana que, como de costumbre, caminábamos cogidos de la mano: ¿Qué vamos a decirnos? Me siento feliz así, respondió ella.

Una voz misteriosa me soplaba la lección entonces y yo atribuía a los ángeles, pero ahora advertía que no eran los ángeles sino ella; su fe me fecundaba por que la energía creadora era de alguna manera transmisible ¿De quién me compadecía entonces, de ella o de mí?

6 comentarios:

Meryone dijo...

es mi novela favorita de delibes...

lo echaremos de menos

besos

Belén dijo...

el maestro, sin duda...

besicos

Antón Hurtado dijo...

No conocía tu blog. Me acercaré.

Entro en este momento Delibes. Me ha gustado la reseña y la foto.

Venga, nos vemos en Sevilla.

Laura dijo...

Buenísimo el fragmento que has elegío. Me gusta mucho como escribe Delibes pero no había caído en mis manos todavía esa novela. Habrá que ponerle remedio ;)

Un saludo!!!

Rosalía dijo...

me gustó mucho este libro ...

bsos!!

Caída libre dijo...

Me gusta tu blog...que lo sepas ! Entro de vez en cuando.-

 
ir arriba