sábado, 20 de marzo de 2010

Blancas y amarillas, de Jaime López


Mientras veía un documental de naturaleza por televisión, me crecieron unos preciosos manojos de margaritas en las rodillas, y, por miedo a troncharlas, decidí no levantarme del sofá hasta después de la primavera...


6 comentarios:

Belén dijo...

Muy chulo, invernar hasta que la primavera salga por nuestra piel...

Besicos

gloria dijo...

Siempre a tus pies

Un abrazo.

Shang Yue dijo...

hoy me despertaron rosas azules
en el cielo se posó el sol

Brotestertor dijo...

Oh, cielo santo.
Oh.
Si Dalí se ponía miel (¿era miel?) en el bigotaco para sentir el cosquilleo de las moscas, no me quiero nimaginar qué maquinaría para las rodillas y aledaños. xDDD

Saludos, recogedor de paranoias. ^^

Bubu dijo...

Igual fueron ellas las que decidieron no cortarte de cuajo!!

C.Cárdenas dijo...

ahhh me encanta tu blog! gracias por publicar!!

Un abrazo desde Medellín!

 
ir arriba